lunes, 23 de febrero de 2015

El Acechador Nocturno de Namibia.


El 18 de Febrero del 2012, en la aldea de Uukwiyu Uushona, en el país africano de Namibia; los pobladores se vieron aterrados tras el avistamiento de un extraño ser que perseguía al ganado y a los perros locales durante la noche; y que incluso, atacó a un hombre local durante una tarde de domingo.
Se decía que el ser era enteramente blanco, con una cabeza similar a la de un perro y de un lomo rechoncho como un cerdo.
Su modus operandi inspiró una infinidad de rumores y teorías sobre su origen como producto de una maldición ejecutada por un brujo; pues la bestia parecía tener un comportamiento selectivo y se limitaba a atacar únicamente a los animales domésticos de ciertas casas, o pertenecientes a algunas familias de la localidad.
A diferencia de leones y leopardos, este extraño ser atacaba tanto de día como de noche; y el que fuese tan atrevido como para adentrarse en el pueblo y evadir la captura hacía pensar que se trataba de un brujo o de un demonio con forma de animal; creencia que se intensificó cuando se le vio rondar la casa de un brujo muy temido en el pueblo.
Otros residentes creían que era la mascota desconocida de alguna familia, quienes lo soltaban con el fin de causar estragos y divertirse al ver el terror que le ocasionaban a la gente. Algunas familias que fueron acusadas y sus hogares rastreados por agentes policiales; demandaron al Ministerio de Seguridad de Namibia por difamación.

El programa estadounidense, "Destination Truth" bautizó a la bestia como el Acechador Nocturno de Namibia ("Namibian Night Stalker") durante un reportaje que hicieron sobre los rumores en el país africano. 
Cabe mencionar que el animal descrito en Destination Truth era un ser grande y negro, algo completamente distinto a los reportes de un ser porcino y de pelaje blanco; lo que llevó a varios investigadores a creer que el animal no era otra cosa más que un gran perro de ataque, cosa que también justificaría los ataques a perros domésticos

La bestia se fue tan rápido como llegó, y jamás se llegó a descubrir qué era o quién la había liberado; pero hasta la fecha, los campesinos y ganaderos de la región aseguran que por las noches se pueden oír gruñidos salvajes provenientes de los bosques y las sabanas que rodean Uukwiyu Uushona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario